Por favor selecciona tu region e idioma

  • Internacional
    • English
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
    • Español
  • Suiza
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
  • Alemania
    • Deutsch
  • Austria
    • Deutsch
  • Francia
    • Français
  • Italia
    • Italiano
  • España
    • Español
  • Benelux
    • Français
    • English
  • USA
    • English
    • Español

Esta sitio web utiliza cookies. Si continúais navegando, consideraremos que acepta recibir cookies en esta sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra página 'Declaración de protección de datos'.

Comparar

Comparar ahora

Por favor selecciona tu region e idioma

  • Internacional
    • English
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
    • Español
  • Suiza
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
  • Alemania
    • Deutsch
  • Austria
    • Deutsch
  • Francia
    • Français
  • Italia
    • Italiano
  • España
    • Español
  • Benelux
    • Français
    • English
  • USA
    • English
    • Español

Silvan Dillier: éxitos en pista y carretera

28. November 2014 — TeamSpirit
TeamSpirit

Silvan Dillier, del BMC Racing Team, ha sido una de las revelaciones de la pasada temporada. Tras su primera temporada como profesional, ya se ha alzado con el título de campeón mundial de contrarreloj por equipos y ha desatado el furor en varias carreras. En la Gante-Wevelgem fue cazado poco antes de llegar a la meta, y en el GP Gippingen fue batido por muy poco. Pero no solo resultan impresionantes sus resultados en carretera: a día de hoy ya pertenece a las estrellas de la pista. Un día antes de los Seis Días de Zúrich, que consiguió ganar en 2013, nos reunimos con él en su Baden natal para conocer más sobre su primera temporada como profesional y sobre sus objetivos.

Silvan, hace dos meses terminaste tu primera temporada como profesional y ya te puedes llamar campeón mundial. ¿Qué tienes que decir de tu primera temporada?

Estoy supercontento. Comencé la temporada sin grandes expectativas, con la intención de ver cómo marchaban las cosas. Sorprendentemente, me adapté relativamente rápido a la velocidad de carrera y ya pude participar en algunas grandes clásicas como el Tour de Flandes y la París-Roubaix. Ese mismo año llegaron más tarde el Tour de Suiza y como colofón el Campeonato Mundial en Ponferrada. Todas fueron carreras muy bonitas, rematadas con la victoria en el campeonato mundial por equipos, que supuso un cierre de temporada perfecto. Todas fueron carreras muy bonitas, rematadas con la victoria en el campeonato mundial por equipos, que supuso un cierre de temporada perfecto

¿Cómo llegaste al ciclismo? ¿Cuándo tuviste claro que querías convertirte en profesional de la bicicleta?

En nuestro pueblo hay cada año una carrera ciclista no oficial llamada «Eierlese», en la que llevaba participando desde que pude montarme en una bici. En 2003 fui con la vieja bici de mi padre a un entrenamiento de prueba del Veloclub. Cada vez fueron mejor las cosas y llegué a un punto en que tuve que decidirme entre la formación profesional y el deporte. Me decidí por el ciclismo y subordiné mi formación posterior al deporte.

¿Qué clase de ciclista te consideras y hacia dónde deseas evolucionar?

Me veo como un todoterreno y corredor de clásicas, y durante los primeros años seguro que me concentraré en las clásicas, especialmente en las del Norte, como el Tour de Flandes. Más tarde también me gustaría participar en una gran vuelta. 

 

¿Cuáles crees que son tus puntos débiles y cuáles los fuertes?

No tengo puntos débiles (risas). No, creo que mi punto fuerte consiste en poder adaptarme muy bien a lo que requieren las circunstancias. Por ejemplo, cuando sé que una carrera tiene muchos ascensos, puedo trabajar antes a fondo para coger forma como escalador. Lo mismo ocurre con la contrarreloj, donde también me empleo a fondo antes de una competición importante. Creo que tengo un potencial relativamente alto en la mayoría de las disciplinas y que todavía estoy muy lejos de llegar al límite. Creo que tengo un potencial relativamente alto en la mayoría de las disciplinas y que todavía estoy muy lejos de llegar al límite

¿Cuáles son tus objetivos para el próximo año y qué te gustaría ganar en tu carrera?

Sobre todo me gustaría hacerme notar en el Tour Down Under y trasladar mi buena forma en pista a la carretera. A continuación, la atención se centrará en las clásicas del Norte, especialmente en el Tour de Flandes. Naturalmente, como suizo lo más bonito sería ganar una vez la Vuelta a Suiza, aunque una etapa en el futuro próximo ya sería algo fantástico.

Eres uno de los pocos corredores que tienen éxito tanto en pista como en carretera. ¿Cómo funciona? ¿No es difícil regresar al óvalo tras una temporada completa en carretera?

Por supuesto, no es fácil, pero en mi opinión solo depende de una buena planificación. Mi equipo me permitió tomarme un descanso justo después del Campeonato Mundial, por lo que tuve bastante tiempo para hacer una breve pausa a fin de prepararme para la temporada de pista. Así, las cosas funcionan muy bien. En diciembre volveré a concentrarme en la carretera y dejar la pista en reserva. En 2016 es probable que haga una pausa tras las clásicas con vistas a Río y me concentre por completo en la pista durante los meses anteriores a los Juegos Olímpicos.

¿Cuáles son tus objetivos para Río?

En todo caso tengo potencial para alcanzar un diploma. Durante el próximo año y medio mostraré si es posible aspirar incluso a una medalla. Naturalmente, sería algo grandioso.

¿Puedes contarme algo sobre tu equipamiento de bicis en pista?

En la persecución por equipos llevo la TR01, que es una versión ligeramente modificada de la TM01. Mi posición sobre la bici de pista es prácticamente idéntica a mi posición en contrarreloj de carretera. La bici ha demostrado lo que vale en carretera; ¿por qué tendría que ser diferente en pista?

¿Y en carretera?

En carretera suelo conducir la teammachine SLR01, y la granfondo GF01 solo en algunas clásicas del Norte. La hemos probado en una breve fase de entrenamiento en Bélgica y es simplemente perfecta para el pavés.

Six Days Silvan Dillier

Photo: Ulf Schiller

¿Te gusta más montar en pista o en carretera?

La carretera es mi principal objeto de atención, pero en invierno también me gusta rodar en pista para variar. Después puedo aprovechar la mayor cadencia de la pista para la carretera; así puedo ir más rápido que después de una temporada completa en carretera.

Eres uno de los más jóvenes del equipo. ¿Qué se siente al compartir equipo con estrellas como Cadel Evans o Philippe Gilbert?

Es algo muy bueno y se puede aprender mucho. Hasta ahora solo he tenido experiencias positivas, y es bonito comprobar cómo los más jóvenes son aceptados tan bien como los más veteranos. Por ejemplo, Philippe Gilbert me lanzó el sprint en la carrera de Gippingen, en la que corría en casa y conseguí quedar segundo. Que un ex-campeón del mundo lance el sprint a un neoprofesional no es algo que se dé por sentado. Que un ex-campeón del mundo lance el sprint a un neoprofesional no es algo que se dé por sentado

Muchos te comparan ya con Fabian Cancellara. ¿Qué opinas al respecto?

De algún modo es lógico que la gente busque un sucesor de Fabian Cancellara, pero Fabian ha logrado tantas cosas y ha sido tan constante con el paso de los años que es difícil que alguien repita sus éxitos. Así y todo, está claro que me gusta que me comparen con él, pero no se debería olvidar que yo soy otro tipo de ciclista y quiero recorrer mi propio camino.

¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás montado en la bici?

Me gusta quedar con mis amigos para comer o tomar una copa, y también me gusta el snowboard.

Una fiesta en Ibiza, una ruta de montaña por el Kilimanjaro o turismo en Nueva York... ¿Dónde te gustaría más ir de vacaciones?

Una ruta de montaña por el Kilimanjaro.

¿Fondue, raclette o pizza?

Ahora mismo, una pizza, pero también me gusta la fondue.

Innovación
Internacional, Español Sitios BMCEncontrar un distribuidorB2BContacto