Por favor selecciona tu region e idioma

  • Internacional
    • English
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
    • Español
  • Suiza
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
  • Alemania
    • Deutsch
  • Austria
    • Deutsch
  • Francia
    • Français
  • Italia
    • Italiano
  • España
    • Español
  • Benelux
    • Français
    • English
  • USA
    • English
    • Español

Esta sitio web utiliza cookies. Si continúais navegando, consideraremos que acepta recibir cookies en esta sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra página 'Declaración de protección de datos'.

Comparar

Comparar ahora

Por favor selecciona tu region e idioma

  • Internacional
    • English
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
    • Español
  • Suiza
    • Deutsch
    • Français
    • Italiano
  • Alemania
    • Deutsch
  • Austria
    • Deutsch
  • Francia
    • Français
  • Italia
    • Italiano
  • España
    • Español
  • Benelux
    • Français
    • English
  • USA
    • English
    • Español

Vicki Car – Confeccionadora de sombreros y fabricante de ruedas

8. December 2016 — BMC Tempo

Precisión, meticulosidad, pasión por el detalle: la elaboración de tocados para el pelo y la fabricación de ruedas tienen más en común de lo que pudiera pensarse. La australiana Vicki Car combina ambas pasiones: es la Jefa de sombrerería del Ballet Australiano, y también construye ruedas para una tienda de bicicletas.

Vicki Car no tiene una, sino dos profesiones que pueden llamarse excepcionales: mientras, por una parte, es la mente artística creadora de sombreros, tiaras y diademas para el Ballet Australiano, por otra parte se dedica a la construcción de ruedas para la empresa de bicicletas BMC más grande de Australia, KAOS Custom Bikes, de Melbourne.

Del teatro al ballet

Los orígenes de la actual carrera profesional de Vicki no están en la mecánica de engrasar bicicletas ni se encuentran entre los bastidores del escenario del ballet, sino en el teatro. Como mecánica, se dedicaba a montar escenarios y a labores de utilería durante las representaciones. “Me encantaba mi trabajo, pero era físicamente muy exigente, y durante muchas horas.” Pronto supo que no se dedicaría a eso para siempre. “Una noche, mientras descargábamos un camión a eso de las tres de la mañana, bajo una nevada, con las manos y los pies ateridos de frío, sentí que si el conductor volvía a llamarme "muchachita" o "encanto" o "princesa" una vez más, me volvería loca.” Fue entonces cuando comprendió que no quería seguir haciendo aquello. Siempre había tenido interés por el diseño y la construcción de decorados, y así Vicky empezó a recibir clases nocturnas de confección de sombreros en la Fashion Millinery de la London College of Fashion, la prestigiosa Universidad de la Moda de Londres. “Desde el primer día estuve segura de que eso era lo que quería hacer.” Desde el primer día estuve segura de que eso era lo que quería hacer.Tras 18 meses de estudio, durante los cuales siguió dedicada a la construcción de escenarios, encontró un empleo en Convent Garden, trabajando para la Royal Opera y el Royal Ballet. Entró a formar parte de un equipo de tres confeccionadoras de sombreros, y allí sintió Vicki que finalmente había encontrado su lugar.

La tiara favorita de Vicki, que fue llevada por la bailarina Olivia Bell

Tricornios de fieltro, sombreros al estilo de un zapato, diademas…

“¿Qué es lo que más me gusta de mi trabajo con el ballet? ¡La diversidad!” ¿Qué es lo que más me gusta de mi trabajo con el ballet? ¡La diversidad!Vicki puede pasarse un día entero haciendo tricornios para soldados, y durante el siguiente un sombrero con la forma de un zapato para la hermanastra fea de Cenicienta, o una diadema enjoyada para Aurora. Le entusiasma la estrecha relación de su trabajo con los bailarines: “Es algo inexpresable poder transmitir a través de un sombrero o un tocado algo que pueda llegar a exceder las expectativas de quien tiene semejante talento y capacidad de visión.” Le encanta también la oportunidad que le brinda el ballet de trabajar con diferentes materiales, para distintos diseñadores y coreógrafos –nos dice la confeccionadora.

Pero para nuestra australiana, su trabajo conlleva también algunos retos. “La parte más difícil de mi tarea –nos dice– consiste en saber separar mis ideas de las del diseñador. Al final, se trata de la visión del diseñador, y mi trabajo es convertir esa visión en realidad. No es algo que tenga que gustarme, lo que tengo que hacer es construirlo.”

Una niña en la tienda de bicicletas

“Cuando estoy en el Ballet suelo tener los conocimientos y la habilidad para resolver los problemas de confección más difíciles. Pero en el taller de bicicletas soy como una niña recién llegada” –refiere Vicki con una sonrisa. Y es que dedica parte de su tiempo al taller de KAOS Custom Bikes, la tienda de bicicletas BMC australiana propiedad de Andy Oosterwhegel, quien también se dedica a construir ruedas. “Andy es capaz de hacer 300 pares de ruedas al año, y es sorprendente el cuidado que pone en cada una de ellas” –dice su empleada. Pero ¿cómo llegó Vicki, la sombrerera, a trabajar también en KAOS?

Resulta que el hermano de Vicki había encargado a KAOS unas ruedas para su bicicleta. Y su hermana quedó fascinada desde el momento en que las vio. “La fijación de los radios era perfecta. Le dije a mi hermano que quería ir con él la próxima vez que fuera a la tienda de bicicletas. Quería conocer a la persona que había hecho un trabajo tan intrincado de manera tan hermosamente sencilla.” Allí conoció a Andy Oosterwhegel. Mientras hablaban sobre la sujeción de los radios, Vicki mencionó que no se sentía incómoda en la silla de su bici, así que volvió a ir cada semana durante algo más de un mes para probar diferentes sillas. En algún momento se dieron cuenta de que el marido de Vicki y Andy eran viejos amigos de la escuela, que no habían vuelto a verse desde hacía 25 años. Vicki empezó a llevar su bicicleta al taller de Andy, y se unieron a los paseos en bicicleta que organizaba KAOS.

Enlazando radios: Vicki en el taller.

Algún tiempo después, Vicki compró una bicicleta de paseo BMC Streetracer en la tienda de Andy. “Cuando Andy construyó estas ruedas, me enseñó cómo hacer la sujeción de los radios. Debo haber mostrado alguna aptitud, porque me dijo que si alguna vez me cansaba de hacer sombreros, podía darme un empleo en su taller.” ¿Por qué construir ruedas? “Me gusta hacer cosas que se salgan de lo común, ya sea una diadema para una bailarina o ruedas para un ciclista… porque no son cosas que todo el mundo sea capaz de hacer.” Me gusta hacer cosas que se salgan de lo común, ya sea una diadema para una bailarina o ruedas para un ciclista… porque no son cosas que todo el mundo sea capaz de hacer.Aunque Vicki haya recibido la oferta de trabajar construyendo ruedas en KAOS, no piensa abandonar la confección de sombreros. "¿Por qué no compaginar ambas cosas?“, exclama con una sonrisa. Así, el propietario de KAOS Custom Bikes, Andy, arropó a Vicki bajo sus alas. “Me siento un poco –dice ella– como una aprendiz. Recibir aunque sea una pequeña parte de los conocimientos de Andy es verdaderamente un privilegio.” Vicki dice que entiende el proceso cada vez mejor, a medida que lo va repitiendo con distintos aros, cubos y combinaciones de radios diferentes. “Cada vez me es más fácil saber por qué algo ha salido mal” –afirma. Lo que hace que una rueda sea buena no es muy distinto de lo que hace que una bicicleta sea buena –explica nuestra amiga australiana–: se trata de la buena calidad de unos componentes bien montados por quien sabe hacer bien su trabajo.

“Montar en bicicleta representa la libertad de la niñez“

"Para mí, montar en bicicleta es lo más cerca que puedo estar de la libertad que tenía cuando era niña” –dice Vicki. Como la mayoría de los niños australianos, solía ir en bicicleta a todas partes: a la escuela, a la playa, a casa de sus amigos. Redescubrió el mundo de la bicicleta cuando regresó a Australia después de nacer su hijo Nate. “Cuando Nate creció lo suficiente para poder ocupar su asiento en la parte trasera de mi bici, empezamos a salir de paseo los fines de semana. Ahora me da palmaditas en la espalda y me grita: ‘¡Mamá, más rápido!’” En una ocasión, Vicki usó la bicicleta prestada de una amiga y quedó encantada. Tanto, que decidió comprarse una. Desde entonces ha cambiado de bicicleta ya tres veces. La que tiene ahora es una BMC Timemachine TMR01, con las ruedas hechas a mano por Andy, por supuesto. “Además de mi TMR01, tengo también una construida por mí misma, de una sola velocidad, que uso para ir de un lado a otro, una BMC Speedfox para campo a través, una clásica sin barra transversal con una cesta en el frente… y tengo el ojo puesta en una Granfondo GF02 verde de 2015. Es difícil parar.”

Es difícil parar.

Vicki delante de su “segundo” lugar de trabajo: KAOS Custom Bikes Melbourne

Paralelismos entre la confección de sombreros y la construcción de ruedas

“Lo que hacemos debe ser siempre para mejorar, ya sean piruetas en el escenario o bajar colinas en bicicleta.“ Vicki señala las similitudes entre la confección de sombreros y la construcción de ruedas. Dice que es fundamental entender por qué y cómo las personas utilizamos nuestro cuerpo. Ese conocimiento es lo que le permite contribuir a que la gente pueda mejorar, disfrutar y lucirse en lo que sea que quiera hacer, ya sea bailar o montar en bicicleta. “Por supuesto que el acabado final se encuentra aún muy lejos: las ruedas deberán equiparse con los neumáticos, y las diademas irán adornadas de perlas y piedras brillantes; pero para que llegue ese momento hacen falta precisión y meticulosidad en lo que hacemos… o todo se vendrá abajo." 

 

Visite a Andy y Vicki en KAOS Custom Bikes. en el 981 de Glen Huntly Road, Melbourne, Australia.

Su paraiso personal: Vicki en su atelier de el The Australian Ballet

Innovación
Internacional, Español Sitios BMCEncontrar un distribuidorB2BContacto